Riego de vid: estabilidad en rendimiento y ahorro de agua

Cuando se trata de cultivos, las palabras rendimiento y ahorro, conjugados en un solo lugar parece difícil de conseguir. Sin embargo, esto es posible gracias al riego por goteo, ya que sus características únicas lo convierten en la mejor alternativa de riego en muchos escenarios de cultivo. En esta nota, te vamos a explicar de forma sencilla las razones.

Antes que nada, es conveniente decir que el goteo es ideal para el riego de vid cuando el recurso de agua es limitado, debido a que este sistema efectiviza su uso al no crear evaporación ni escorrentía, dirigiéndose con precisión a la zona de la raíz de la planta. 

Este sistema además, se adapta a cualquier tipo de forma y tamaño de parcela, diferenciándose de los pivotes centrales u otros métodos de riego. Precisamente, esta tecnología puede utilizarse en campos pequeños y de formas irregulares, ya que compensa la presión permitiendo la emisión uniforme de agua en cada parcela.

Poca agua, alto rendimiento.

En el mundo comenzaron a adoptar este método en lugares áridos y semiáridos donde hay escasez de agua y en donde la lluvia se ausenta en temporada de crecimiento. De esta forma, el goteo ha reemplazado en muchos casos el riego por aspersión, sobre todo si se trata de riego de vid.

Tradicionalmente los cultivos tenían éxito solo si durante la temporada corrían con la suerte de favorecerse con la precipitación. Sin embargo, se entiende que para asegurar un mejor rendimiento de forma continua año tras año, se necesita del riego tecnificado.

Los rendimientos en aquellas áreas donde se instalaron los primeros sistemas de riego, fueron impulsando nuevos registros, tanto por el buen uso del recurso del agua como en aspectos nutricionales, ya que el sistema de goteo ofrece como resultado un cultivo con nutrientes y con altos rendimientos, lo que fue ayudando a la extensión mundial de la utilización de este riego. 

El sistema de riego por goteo garantiza el mejor consumo de energía eléctrica posible, ya que opera en bajas presiones, reduciendo significativamente los costos del riego, en comparación con otros sistemas. 

El goteo es ideal para el riego uniforme bajo condiciones de viento: el goteo no es visible en muchos casos, dependiendo del tipo de cultivo. Si se trata de viñedos, el sistema de riego es subterráneo, facilitando el trabajo en el campo sin obstaculizarlo. 

Por todas estas razones, ser sustentable, ahorrar energía eléctrica, cuidar nuestros escasos recursos hídricos y obtener excelentes resultados a corto y largo plazo como productores, puede ser posible si adoptamos riego tecnificado, transformando así nuestros costos en una inversión visible.

Menú